Las Grandes Diferencias de Cristo y Hombre

Pablo no recibió su apóstolado del hombre, pero de Cristo. De este modo, Él (Cristo) no es un hombre.

Galatas 1:1

Pablo, apóstol, no de los hombres ni por hombre, sino por Jesús, el Cristo, y Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos,

El evangelio que Pablo predicó no vino del hombre, pero por la revelación de Cristo. Cristo no es un hombre.

Galatas 1:10-12

Porque, ¿persuado yo ahora a hombres o a Dios? ¿O busco agradar a los hombres? Cierto, que si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio que ha sido anunciado por mí, no es según hombre; ni yo lo recibí, ni aprendí de hombre, sino por revelación de Jesús, el Cristo.

La adoración de alguien que no es Dios es idolatría.

Galatas 4:8

Antes, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses;

Es Dios el Padre que mandó que Cristo sea adorado.

Hebreo 1:5-6

Porque ¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí Hijo? Y otra vez, cuando metiendo al Primogénito en la redondez de la tierra, dice: Y adórenlo todos los Angeles de Dios.

1 Pedro 3:15

sino santificad al Señor Dios en vuestros corazones, y estad siempre aparejados para responder a cada uno que os demande razón de la esperanza que está en vosotros; y esto con mansedumbre y reverencia,

Todos los hombres han pecado. Cristo nunca.

Romanos 3:23

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios;

1 Reyes 8:46

Si hubieren pecado contra ti (porque no hay hombre que no peque) y tú estuvieres airado contra ellos, y los entregares delante del enemigo, para que los cautiven y lleven a tierra enemiga, sea lejos o cerca,

No hay un justo hombre en la tierra que nunca peque.

Eclesiastés 7:20

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.

Cristo no pecó.

Juan 8:46

¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?

1 Pedro 2:22

el cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca;

Romanos 3:4

En ninguna manera; porque Dios es Verdadero y todo hombre es mentiroso, como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, y venzas cuando juzgares.

Ningún hombre había visto a Dios.

Juan 1:18

A Dios nadie le vio jamás; el Unigénito hijo, que está en el seno del Padre, él nos lo declaró.

Pero Cristo le ha visto.

Juan 8:38

Yo, lo que he visto con mi Padre, hablo; y vosotros lo que habéis visto con vuestro padre, hacéis.

El hombre vino del polvo de la tierra.

Génesis 2:7

Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.

Cristo vino desde encima — de Dios.

Juan 6:38

Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Juan 13:3

sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba,

Cristo puede ver el corazón y la mente; el Hombre no puede.

Mateo 23:37

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina junta sus pollos debajo de las alas, y no quisiste!

Jeremías 17:9-10

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo soy el SEÑOR, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Cristo directamente se comunica al Padre; el Hombre no puede.

Juan 17:5

Ahora pues, Padre, clarifícame tú cerca de ti mismo de aquella claridad que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese.

Juan 12:28

Padre, clarifica tu Nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y lo he clarificado, y lo clarificaré otra vez.

Jeremías 30:21

Y de él será su Fuerte, y de en medio de él saldrá su Enseñoreador; y le haré llegar cerca, y se acercará a mí; porque ¿quién es aquel que ablandó su corazón para llegarse a mí? Dijo el SEÑOR.

Cristo tiene la vida en Él; Él tiene poder para ponerla, y para volverla a tomar.

Juan 10:17-18

Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi alma, para volverla a tomar. Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

El hombre no tiene el poder sobre la muerte. Cristo tiene.

Eclesiastés 8:8

No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra; ni la impiedad librará al que la posee.

Juan 11:25

Le dice Jesús: YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

Cristo vino de eternidad.

Miqueas 5:2

Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad.

Dios Bendiga.

EFS

This entry was posted in biblia, cielo, ciencia, creencia, cristianismo, Dios, educación, espiritualidad, información, religión, Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s