Las Grandes Diferencias de Cristo y Hombre

Pablo no recibió su apóstolado del hombre, pero de Cristo. De este modo, Él (Cristo) no es un hombre.

Galatas 1:1

Pablo, apóstol, no de los hombres ni por hombre, sino por Jesús, el Cristo, y Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos,

El evangelio que Pablo predicó no vino del hombre, pero por la revelación de Cristo. Cristo no es un hombre.

Galatas 1:10-12

Porque, ¿persuado yo ahora a hombres o a Dios? ¿O busco agradar a los hombres? Cierto, que si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio que ha sido anunciado por mí, no es según hombre; ni yo lo recibí, ni aprendí de hombre, sino por revelación de Jesús, el Cristo.

La adoración de alguien que no es Dios es idolatría.

Galatas 4:8

Antes, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses;

Es Dios el Padre que mandó que Cristo sea adorado.

Hebreo 1:5-6

Porque ¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí Hijo? Y otra vez, cuando metiendo al Primogénito en la redondez de la tierra, dice: Y adórenlo todos los Angeles de Dios.

1 Pedro 3:15

sino santificad al Señor Dios en vuestros corazones, y estad siempre aparejados para responder a cada uno que os demande razón de la esperanza que está en vosotros; y esto con mansedumbre y reverencia,

Todos los hombres han pecado. Cristo nunca.

Romanos 3:23

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios;

1 Reyes 8:46

Si hubieren pecado contra ti (porque no hay hombre que no peque) y tú estuvieres airado contra ellos, y los entregares delante del enemigo, para que los cautiven y lleven a tierra enemiga, sea lejos o cerca,

No hay un justo hombre en la tierra que nunca peque.

Eclesiastés 7:20

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.

Cristo no pecó.

Juan 8:46

¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?

1 Pedro 2:22

el cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca;

Romanos 3:4

En ninguna manera; porque Dios es Verdadero y todo hombre es mentiroso, como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, y venzas cuando juzgares.

Ningún hombre había visto a Dios.

Juan 1:18

A Dios nadie le vio jamás; el Unigénito hijo, que está en el seno del Padre, él nos lo declaró.

Pero Cristo le ha visto.

Juan 8:38

Yo, lo que he visto con mi Padre, hablo; y vosotros lo que habéis visto con vuestro padre, hacéis.

El hombre vino del polvo de la tierra.

Génesis 2:7

Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.

Cristo vino desde encima — de Dios.

Juan 6:38

Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Juan 13:3

sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba,

Cristo puede ver el corazón y la mente; el Hombre no puede.

Mateo 23:37

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina junta sus pollos debajo de las alas, y no quisiste!

Jeremías 17:9-10

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo soy el SEÑOR, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Cristo directamente se comunica al Padre; el Hombre no puede.

Juan 17:5

Ahora pues, Padre, clarifícame tú cerca de ti mismo de aquella claridad que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese.

Juan 12:28

Padre, clarifica tu Nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y lo he clarificado, y lo clarificaré otra vez.

Jeremías 30:21

Y de él será su Fuerte, y de en medio de él saldrá su Enseñoreador; y le haré llegar cerca, y se acercará a mí; porque ¿quién es aquel que ablandó su corazón para llegarse a mí? Dijo el SEÑOR.

Cristo tiene la vida en Él; Él tiene poder para ponerla, y para volverla a tomar.

Juan 10:17-18

Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi alma, para volverla a tomar. Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

El hombre no tiene el poder sobre la muerte. Cristo tiene.

Eclesiastés 8:8

No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra; ni la impiedad librará al que la posee.

Juan 11:25

Le dice Jesús: YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

Cristo vino de eternidad.

Miqueas 5:2

Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad.

Dios Bendiga.

EFS

Advertisements

1 thought on “Las Grandes Diferencias de Cristo y Hombre”

  1. Gracias a Dios Padre, por tan gran amor por nosotros que aún siendo pecadores, El. se compadeció de nosotros y nos redimió por la sangre preciosa de su hijo unigenito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s