Si hay un Dios, ¿por qué muere la gente? (Tercera de tres partes)


Si usted conoce la palabra de Dios, conoce la verdad de Dios, la muerte no va a significar que es mala. Leamos en el libro de Isaías capítulo 57:1

Isaías 57:1 La Biblia de las Américas (LBLA)
El justo perece, y no hay quien se preocupe; los hombres piadosos son arrebatados, sin que nadie comprenda que ante el mal es arrebatado el justo,

Eso algunas veces significa salvación, de acuerdo a la Biblia. Como la palabra de Dios nos dice, el justo perece, aún el justo. La mayoría de justos que han vivido en la tierra, ya se han muerto. Juan el bautista, un hombre perfecto ya está muerto; Juan murió; Abraham murió; el Señor Jesucristo, la vida más perfecta que ha habido en la tierra, también murió, y la Biblia nos dice que, el justo perece, o muere, y no hay quien se preocupe; los hombres piadosos son arrebatados, sin que nadie comprenda que ante el mal es arrebatado el justo, entonces la muerte no es mala, es una manera de alejarnos de la maldad que viene. Si algo malo viene que no puede evitarse, esa es una forma de salvación. La muerte no es algo malo. Es una forma que Dios usa para alejarnos de la maldad que viene. Si usted continua escuchando las sesiones de adoctrinamiento, se dará cuenta de que la muerte, nos enseña algo bueno. Nos enseña, primero que todo, que nosotros estamos bajo la misericordia de Dios, se obtiene para que todos nosotros vivamos. Nuestra muerte prueba la existencia de Dios. No debe ser de otra manera. Otras personas están pensando: si hay Dios, ¿por qué morimos? La razón por la que morimos, es que hay Dios. Dios sólo nos está mostrando qué tan poderoso, qué tan lejos estamos y qué tanto debemos sujetarnos a Su poder. 32:39 de Deuteronomio dice:
Deuteronomio 32:39 La Biblia de las Américas (LBLA)
39 “Ved ahora que yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano.
Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano.

Ese es un desafío que viene de Dios Todopoderoso. Nadie puede liberarse de su mano, Su deseo o Su voluntad se hará, en cualquier situación. Usted quizás, verá el cumplimiento de la Palabra de Dios, para probarnos que tan real es Dios, que él existe y que tenemos que creer en él. Su muerte, nuestra muerte es algo inevitable, pero eso nos enseña muchas cosas buenas. Nos enseña a estar preparados, porque no sabemos si moriremos. Nos enseña a estar en santidad. Nos enseña a practicar el auto control. Y nos enseña a amar a los demás, mientras vivimos, porque podemos vivir mucho o poco tiempo, así aprendemos a amar a nuestros hijos, a nuestras familias, a nuestros padres. Después en vida solamente, usted tendrá poco tiempo para hacerlo, pero si aprende la palabra de Dios, usted tendrá más cuidado de sus hijos, sabiendo que va a morir, entonces se va a preparar. La muerte nos hace capaces de prepararnos. Si usted cree en Dios. mucho de eso, le dictará que algún día va a morir y lo que debe hacerse lo más rápido posible.

Advertisements

One thought on “Si hay un Dios, ¿por qué muere la gente? (Tercera de tres partes)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s